Antigua Hermandad de María Santísima del Rosario y Cofradía de Nazarenos de la Sagrada Oración de Nuestro Señor Jesucristo en el Huerto y Nuestra Madre y Señora de los Dolores.

VELAD y ORAD,

 

dijo Cristo a sus apóstoles en Getsemaní.

Sigamos a nuestro Cristo permaneciendo siempre atentos y sin dejar en el olvido la ORACIÓN, las particulares y las colectivas.

 

Vamos camino de celebrar que hace 25 años los cofrades de la Oración en el Huerto de muy diversos lugares nos reunimos por primera vez; fue en nuestro pueblo, Dos Hermanas, en 1991.

 

Entonces, por primera vez nos sentamos en torno a una misma mesa y en el ambiente flotó aquel nuevo mandamiento dado en la auténtica gran Cena, la del Cenáculo de Jerusalén que revivimos en nuestras misas:

 

AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS…

 

La semilla del amor fraterno, de sentirnos todos y cada uno como hermano entre hermanos, se fue gestando, creciendo y afianzándose entre nosotros, cofrades de Cristo de la Oración, de Cristo de Gretsemaní, el que vive la soledad, llora, ora, suda sangre… la otra Transfiguración,  la que nos muestra al Hijo de Dios como auténtico hombre que sufre y padece hasta la viva agonía.

 

Esa semilla, hermanos, es la que tenemos el privilegio de vivir y sentir en la Confraternidad Getsemaní camino de celebrar su XXV Aniversario.

 

Nos hicimos de un texto para regular la organización y desarrollo de los congresos, celebramos un segundo en El Puerto de Santa María dos años mas tarde y un tercero en Úbeda hasta donde llegaron hermanos de lugares tan diversos como Gandía, Valladolid, Totana, Cartagena, Teruel y Valdepeñas; precisamente estas tres últimas, Cartagena, Teruel y Valdepeñas, fueron sedes de los congresos cuarto, quinto y sexto en 1997, 1999 y 2001.

 

En 2003 y 2005 permanecimos en vela, en expectación, en los congresos de Baeza y Archidona, dos hermandades presentes desde el I Congreso, y en ambas ciudades andaluzas nos congregamos por séptima y octava vez con la palabra del Señor por medio:

 

CUANDO DOS O MÁS SE REÚNEN EN MI NOMBRE

YO ESTOY ENTRE ELLOS.

 

Y entre nosotros estuvo, en las oraciones, en nuestra convivencia, en el desarrollo de los programas… y con nosotros siguió cuando en 2007 nos fuimos en busca de nuestros queridos hermanos de Tarragona que nos habían convocado al noveno Congreso del que salimos, como se suele decir, con las pilas puestas, sintiendo la presencia del amor fraterno y la compañía

 

                                                    (… YO ESTOY ENTRE ELLOS)             

 

… la compañía del Cordero de Dios que cada año convertimos en el cordero que se inmola y colocamos en nuestros pasos, tronos, peanas.. y lo llevamos por las calles de nuestros pueblos y ciudades derramando su misericordia mientras nos repite una y otra vez:

 

VELAD Y ORAD PARA NO CAER EN LA TENTACIÓN.

 

La tentación de la comodidad, del conformismo, de la intransigencia, del egoísmo… en definitiva tentación a no cumplir su mandato:

 

AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS.

 

Nuestro periplo, los caminos de nuestra Confraternidad han ido recorriendo los más variados Getsemaní como los tres últimos congresos celebrados, 2009, 2011 y 2013, que nos llevaron del páramo manchego de Hellín a la soleada San Fernando y de allí, del feudo de los hermanos hortelanos cañaillas,  a la fría Valladolid y para compensar la temperatura allí estaba el calor de nuestros hermanos pucelanos.

 

Y ahora un nuevo ámbito en una nueva Comunidad, la Valenciana, en nuestro decimotercer Congreso, acogidos por la Hermandad de la Oración en el Huerto y Corazón Doloroso de María, de Requena, a la que agradecemos vivamente nos haya permitido haceros llegar nuestro mensaje por este medio.

 

Ya va para 25 años que llevamos compartiendo experiencias, dando a conocer nuestras historias, obras sociales, efemérides, peregrinando juntos a Tierra Santa,  logros de alguna y que a todos nos une como la reciente Coronación Canónica de la Virgen de la Amargura, Titular de la Oración en el Huerto granadina.

 

También, y desde 2008, celebramos reuniones Intercongresuales a tener en años pares, cuando no hay congreso. Aquel año de 2008 nos vimos en Baeza y posteriormente en Dos Hermanas, Granada y Cocentaina y aquella idea inicial de “mantener encendida la llama” se ha convertido, siete años después, en un encuentro necesario y fructífero.

 

25 años velando y orando en amor fraterno y con Él entre nosotros.

 

No queremos, desde Dos Hermanas, que la efemérides pase desapercibida y así está muy adelantada la organización del Archivo de la Confraternidad que, como se estableció en la reunión Intertcongresual del pasado año 2014, tendremos en nuestra Casa Hermandad y a disposición de todos.

 

No hemos querido tomar ninguna iniciativa de congreso extraordinario, Encuentro con llamativo contenido o cualquier evento que pueda crear una cierta obligación o necesidad de asistir, no pretendemos incidir lo más mínimo en la vida de nuestras hermandades y nuestros hermanos de todas las latitudes, ni en sus tiempos ni en sus economías pero sí tenemos la decidida voluntad de que todas nuestras hermandades cuenten en su momento con recuerdos que formen parte del patrimonio inmaterial de cada una y sirvan para tener testimonio imperecedero de la efemérides que ya preparamos.

 

25 años velando y orando en amor fraterno y con Él entre nosotros.

 

No hay el más mínimo atisbo que invite a pensar otra cosa más que ese es el camino y por ese camino debemos continuar.

 

Que el Cristo de la Oración, el Cristo de todos, nuestro Cristo Total, nos asista en nuestros cometidos y nos de su bendición.

 

QUE ASÍ SEA.

 

 

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*